Información

¿Es correcta su estrategia en relación a su IRA para el 2020?

Esto es lo que tiene que saber sobre cómo la ley SECURE puede afectar su planificación de bienes, en especial sus cuentas IRA

Por Megan Ryan | 23 de marzo de 2020

Ya sea que se haya retirado, tenga previsto hacerlo pronto o recién esté por comenzar a ahorrar, las disposiciones clave de la recién promulgada ley SECURE requieren de su atención, en especial el impacto de esta legislación sobre las cuentas de retiro individual o IRA.

Uno de los cambios más importantes es que la ley SECURE elimina la denominada "IRA extendida", comenta Kimberly Bridges, directora de Planificación financiera de BOK Financial. "La ausencia de la IRA extendida afectará la planificación de bienes de muchas personas con alto poder adquisitivo".

Antes de estas nuevas reglas, las planificaciones de bienes por lo general se hacían para maximizar el diferimiento impositivo al dejar los activos de la IRA a los hijos, y de esta manera se extienden las distribuciones durante su vida. Desde este año, las nuevas reglas requieren que los beneficiarios de una IRA heredada retiren el dinero dentro de los 10 años, con ciertas excepciones para los cónyuges, beneficiarios menores de edad o con discapacidades.

Conforme a esta regla, los niños y los miembros de la familia más jóvenes que hereden una IRA en los años en que perciben mayores ganancias tendrán consecuencias impositivas más severas, asegura Bridges. "Según cuándo comience el período de distribución de 10 años en relación con su carrera profesional, los beneficiarios pueden verse forzados a distribuir los activos de la IRA heredada durante los años en que perciben mayores ingresos, lo que hará que queden sujetos a tasas de impuestos aún más altas".

"La regla de los 10 años no se aplica a los cónyuges ni a los beneficiarios designados, cuya edad esté dentro de los 10 años respecto de la persona fallecida, por ejemplo un hermano o una pareja de hecho", aclara Bridges. "Pero para otros, las IRA pueden no ser la mejor opción para dejarle el patrimonio a las futuras generaciones. Pueden ser un regalo con poca eficiencia impositiva para la mayoría de los miembros de su familia".

Hable con su asesor sobre el mejor escenario para la situación de su familia, recomienda. Para su propia planificación de bienes, tenga en cuenta todas las opciones, incluidas estas alternativas:

  1. Una Roth IRA (que se financia con contribuciones después de impuestos) puede ser mejor para los hijos que la heredarán. Las cuentas Roth IRA siguen sujetas a la regla de retiro de 10 años pero no están sujetas a impuestos, siempre y cuando el titular de la cuenta tenga la cuenta durante más de cinco años.
  2. Un padre podría pensar en tomar distribuciones calificadas de parte de los fondos de la IRA durante un periodo en el que se reduce su carga impositiva y usar las ganancias para adquirir un seguro de vida. El seguro de vida es por lo general un activo de mayor rentabilidad para dejarles a los herederos. Esta estrategia se debería usar únicamente si el padre no necesitará los fondos de la IRA para cumplir con sus propios objetivos de estilo de vida.
    "Uno de los beneficios del seguro de vida es que se puede adquirir y mantener dentro de un fideicomiso, lo que le permite al propietario del bien básicamente 'controlar los activos desde la tumba'", dice Bridges. "El padre definiría las disposiciones antes de su fallecimiento que determinarán el monto y el plazo de la distribución de activos para sus hijos, que es un método con más control y eficiente desde el punto de vista fiscal".
  3. Los titulares de una IRA pueden considerar realizar una distribución caritativa elegible para apoyar causas que son importantes para ellos y, al tiempo, reducir la factura del impuesto a los ingresos. Al cumplir los 70 ½ años, los titulares de una IRA pueden comenzar a realizar contribuciones caritativas elegibles de hasta $100,000 por año. El monto distribuido no se agregaría a su ingreso bruto ajustado.

Bridges advierte que las personas ahora pueden contribuir a una IRA después de los 70 ½ años si siguieron percibiendo ingresos. Si planea seguir financiando su IRA, tal vez deba evitar hacer una contribución caritativa elegible en el mismo año ya que puede ser contraproducente para los beneficios fiscales de la contribución.

Como siempre, consulte con su planificador financiero y asesor de impuestos para entender los cambios y evitar las consecuencias no intencionales.

Puede obtener más información sobre la Ley SECURE aquí y sobre los servicios de planificación financiera de BOK Financial aquí.